Noticias sobre conflictos mineros

DOS METODOS DE BUSQUEDA DE ORO

Comparte esta noticia en sus redes sociales:

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
....conviven en un rincón del Guairá República del Paraguay -

Domingo, 03 de Febrero de 2008
http://www.lanacion.com.py

Unos hombres cavan dificultosamente una trinchera en las faldas de la Cordillera del Ybytyruzú. Munidos de picos, palas y otros elementos contundentes, se turnan bajo el agobiante sol del enero paraguayo para llegar a un sector que por intuición, "ojo clínico" o simple "tanteo libre" puede representar una porción de tierra con interesante contenido de oro.

El duro trabajo de excavación puede extenderse por dos o más días, con el riesgo de que la cosecha se limite a unos pocos gramos del codiciado metal.
Pero esas son las reglas no escritas de la forma de subsistencia o de progreso material que desde hace 10 años dan sentido a la vida de unos 2.000 lugareños y arribeños en la jurisdicción de Paso Yobái, departamento del Guairá. La historia no es nueva en el país, salvo por su peculiar faceta que desde el año pasado conviven en el lugar dos modelos de exploración, en una versión paraguaya de la "fiebre del oro": por un lado, están los campesinos con sus precarios métodos y herramientas, por el otro, una empresa minera canadiense – Latin American Minerals – que ha conseguido la concesión territorial por parte del gobierno para instalarse en la zona, a fin de realizar exploraciones y determinar la rentabilidad comercial del negocio.

El fenómeno, que ha cobrado nuevo impulso a nivel internacional con la disparada que registra la cotización del metal en las bolsas mundiales, todavía no presenta ribetes de desborde en este paraje del centro del país, tan igual a otros por su monótona tranquilidad, pero diferente por la mina-dependencia de sus pobladores. Por el contrario, ha ayudado a reducir la migración y disminuido el abigeato, según destaca Rubén Villalba, oriundo de Benjamín Aceval, Chaco, quien desde hace 15 años está radicado en Paso Yobái. "Ya tengo mi forma de vida aquí, no pienso salir", comparte.

ANTECEDENTES
Según relato de otros pobladores, los antiguos obrajeros que circundaban la zona del Ybytyruzú ya hablaban de la existencia de pepitas de oro en los arroyos de la zona, pero nadie tenía la certeza hasta que ocurrió un hecho casi fortuito. Un día se formó un asentamiento campesino a unos 8 a 10 kilómetros de la ciudad, y una de las jóvenes del lugar emigró a Asunción para trabajar como doméstica. La joven volvió a su "valle" acompañada de un ecuatoriano, a quien se atribuye el descubrimiento de la existencia de oro en las aguas de un arroyo que pasaba por la propiedad de los padres de su pareja.

"Por lo visto que entendía del tema, porque al parecer se llevó bastante oro y se marchó", dice la historia oral. Lo concreto es que a partir de ahí comenzó "la fiebre del oro" que cambió la vida a muchas familias.
La búsqueda y comercialización del oro se ha convertido en la principal actividad de unas 2 mil personas de distintas compañías del distrito, como San Antonio, Colonias Unidas, Coronel Cubas, Torres Cué, Ykua Porã y mismo en la periferia de Paso Yobái, a 2 ó 3 kilómetros del centro urbano. El distrito tiene 40,9 kilómetros cuadrados de extensión, con una población de 28 mil habitantes y 28 compañías, una de las cuales, San Francisco Berthal, donde están los colonos alemanes, dista a 50 kilómetros del centro urbano.

Paso Yobái está ubicado a unos 80 kilómetros al este de Villarrica, la capital departamental, y a 250 kilómetros de Asunción. El hecho de que hasta ahora no haya un tráfico fluido en la zona es atribuido a que la ruta que llega al lugar no tiene pavimento. Un corto empedrado seguido de un terraplen de ripio lo une con Colonia Independencia, hasta donde llega la capa asfáltica, a 27 kilómetros de Paso Yobái.

PICO POR AZADA
Hace 15 años, cuando se fundó el distrito de Paso Yobái, el principal rubro era la explotación de la yerba mate, rubro del cual se llegó a tener más de 10 mil hectáreas para bajar ahora a menos de 8 mil, debido a que muchos dejaron de trabajar en este rubro.
Otro de los sustentos de los pobladores fue el algodón, que en la zona se llegó a cultivar más de 4 mil hectáreas. La aparición de la minería hizo que muchas familias dejaran la actividad agrícola para dedicarse exclusivamente a la minería artesanal, aunque otros han aprovechado la prosperidad económica para dar mayor empuje a sus explotaciones agrícolas.

La presencia de la empresa canadiense genera mucha expectativa en la población, aunque también temor en algunos.
Muchos cifran esperanzas de fuentes de trabajo y otros se preguntan si podrán seguir realizando su búsqueda artesanal tan tranquilamente como hasta ahora, una vez que la empresa comience sus actividades de explotación en la zona. Algunos pobladores admiten: "Nosotros estamos trabajando bien hasta ahora, nadie nos molesta, y a la empresa no le interesa lo que hay en la superficie, eso es poco, ellos buscan lo que está en las profundidades porque lo otro para ellos no es rentable".

Son conscientes de que el tema de la minería en el país es algo nuevo y no hay mucha experiencia en el tema. Sin embargo esperan que esto pueda seguir beneficiando a los lugareños, y que cada día puedan aumentar la infraestructura para la explotación artesanal. Experiencias "Cambio radical en la zona" - Rubén Villalba, Poblador. "Acá todo el mundo se ingenia para sacar el oro, inclusive en otras zonas hay mujeres que se dedican a esta tarea, que han reemplazado la tarea de ir a la chacra por el de ir a la mina, es radical el cambio que se vivió en las zonas mineras", refirió Rubén Villalba, funcionario de la Justicia Electoral, quien ofició de guía durante la visita a la zona minera.

 "Nosotros somos muy celosos de que esto se preserve porque queremos que nuestra comunidad se siga desarrollando, y se ve un repunte muy importante con esta actividad. Acá viene ahora mucha gente de distintos lugares, esto creo que en pocos años más va tener un desarrollo impresionante", remarcó Villalba.

"El trabajo es muy sacrificado" - Elías Ferreira, Minero. "Nuestro trabajo es muy sacrificado, pero lo importante es que nos da la posibilidad de darle fuente de trabajo a mucha gente, yo tengo 8 personales permanentes, que cobran entre 40.000 y 50.000 por día, pero eso tampoco se le puede pagar a cualquiera porque tiene que ser de confianza", dijo Elías Ferreira, propietario de las tierras donde existe una mina artesanal, y donde tiene instalado su molino, en una especie de campamento en medio del bosque

"Nosotros no tenemos nada que ocultar, somos trabajadores, y lo poco que sacamos nos sirve para mantenernos y ayudar a nuestro compueblanos, además hemos recurrido a bancos, financieras y amigos para montar esta instalación". "Siempre se saca algo" - Ricardo González, Buscador de oro. "Yo hace dos años que trabajo en este lugar, y no me quejo, trabajo al partir con el dueño", dice Ricardo González quien trabaja en la mina de Elías Ferreira, al tiempo de señalar que siempre saca algo, y que comparte con su patrón lo que saca, y le conviene más que otros trabajos.

"Este trabajo requiere de sacrificio y tenés que conocer también, para así cavar donde pueda haber más, cuando uno ya está mucho tiempo en el trabajo, más o menos al mirar la tierra ya sabe si hay o no", explica el trabajador en guaraní, mientras separa las piedras negras que no tienen ningún valor metálico. "Detectamos si la tierra tiene oro" - Claudio Benítez, Molinero.
"Yo fabrico los molinos, la centrifuga y los demás elementos, y comencé mirando los originales que se traían del Brasil", dijo Claudio Benítez, quien también tiene su propio molino y hace el servicio de molinaje de la tierra a los que llegan hasta su lugar de trabajo, a unos 4 kilómetros del centro urbano de Paso Yobái, camino a las minas. Además de hacer estos trabajos, es un entendido en el tema, ya que es joyero, y puede trabajar con el oro desde su estado natural hasta convertirlo en joya. "La gente viene y le hacemos el molinaje, pero tenemos también un sistema para detectar si la tierra tiene o no oro y no molinar de balde en caso de que no tenga", explicó. La exploración a nivel empresarial toma impulso Latin American Minerals es la empresa minera canadiense que a través de su filial en Paraguay, Latin America Minerals Paraguay comenzó a instalar hace algunos meses sendas maquinarias para la prospección de pozos en la zona de Paso Yobái con el objetivo de la explotación a gran escala del oro en la zona, y de hecho ya lo está haciendo a través de empresas paraguayas como Minas Paraguay y Minera Guairá.

El ingeniero Juan Carlos Benítez, geólogo paraguayo, es la persona que está al frente de la empresa Latin American Minerals Paraguay, subsidiaria de la empresa minera canadiense Latin American Mineral. "Nosotros tenemos la certeza de que hay oro en la superficie, lo que sí haremos con esta exploración de 5.000 metros lineales, es perforar los pozos que nos permitan llegar a los blancos que hemos marcado durante el estudio geofísico y geoquímico, a fin de determinar si podría ser rentable la explotación del mineral", sostuvo.

Más de 6.000 hectáreas son las concedidas a la empresa en la zona y todas las máquinas fueron traídas del extranjero, mientras que la profundidad de los pozos perforados son entre 100, 150, 200 ó 300 metros, que tienen como objetivo determinar la existencia de minas de oro que se puedan explotar comercialmente. Lo que genera mayor expectativa en la zona es la inversión inicial de 2 millones de dólares para el inicio de los trabajos, y montaje de un laboratorio, además de la mano de obra que está dando a la gente de la zona, pero que según algunos pobladores relataron, tropieza con la falta de calificación, especialmente en materias como manejo de informática y otros, aunque los inversores tienen como objetivo dar trabajo a la gente local.

La decisión de la empresa de instalarse en la zona es el resultado de un trabajo que se realizó hace algún tiempo, y tras los resultados positivos obtenidos de aquel estudio la empresa canadiense decidió comenzar los trabajos de exploración. En el momento de nuestra visita al lugar no se encontraba ningún responsable. Vía telefónica, sin embargo, Benítez comentó que los trabajos tienen un avance muy positivo y anunció la visita de una comitiva técnica del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) a la zona el día de mañana lunes, para inspeccionar los trabajos.
JoomSpirit