Noticias sobre conflictos mineros

Habitantes de Tiara sufren efectos de contaminación minera

Comparte esta noticia en sus redes sociales:

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Por Andreína Gómez
Los Teques.- Por medio de un estudio realizado a un grupo de 40 personas, en 2008, se conoció que los habitantes de Tiara, en el municipio Guaicaipuro, están afectados por la presencia de níquel en su sangre.

En aquella oportunidad representantes de Inpsasel obligaron a la empresa minera de Lomas de Níquel a buscar atención médica para los afectados y tomar previsiones, a fin de no contaminar los recursos naturales de los poblados aledaños.

A dos años de esos acuerdos, la salud de los habitantes de Tiara sigue en peligro y ya han comenzado a visualizarse las consecuencias de esta contaminación, por medio de escoriaciones y otras afecciones de la piel en niños y adultos.

Adicionalmente, la empresa, que explota esos terrenos desde más de diez años, viene incumpliendo acuerdos establecidos desde 1999, consistentes en responder a las demandas ambientales y urbanas de 32 comunidades aledañas.

La grave situación de las carreteras, a causa del deterioro, y las consiguientes fallas en el transporte público, fueron el detonante de una protesta de los habitantes de La Esperanza, Boca de Cagua y La Mata durante tres días de la semana pasada, en la que mantuvieron cerrados los accesos a la Mina.

El desacato de la minera a las reuniones con los consejos comunales provocó enfrentamientos con los representantes del sindicato de la empresa y la Alcaldía de Guaicaipuro, ya que buscaban disolver la manifestación en forma violenta.

Ramón Morgado, habitante de Altagracia de la Montaña, comentó que los directivos de Lomas de Níquel embarcaron a los vecinos, que buscaban retomar los acuerdos legales y establecer plazos.

Felipe Nieves, trabajador de lugar, denunció que los caminos que conducen a la zona de explotación fueron recuperados recientemente, mientras que las vías hacia los caseríos siguen en mal estado.

Otros vecinos aseguraron que las explosiones de La Mina han causado problemas en algunas viviendas de Altagracia de La Montaña, Los Chaguaramos y Boca de Caña, además de problemas respiratorios.

"El río está contaminado por el mineral y esta gente ignora las recomendaciones que hace años viene haciendo el Ministerio del Ambiente. Adicionalmente sufrimos repentinos cortes de energía eléctrica" dijo Elvira Sánchez.

Ramón Morgado informó que para la semana próxima tendrán una reunión con representantes del MTC, Ambiente y la Asamblea Nacional que desean conocer la problemática y pactar acuerdos.

Pese a que el secretario general del sindicato de la Minera, Gregorio Marrero argumentó que la minera no tenía responsabilidad sobre el estado de las calles, el director ejecutivo, Nelson Andrews decidió designar a un equipo para inspeccionar las vías. Andrews indicó que los acuerdos se harán en mesas de trabajo que comenzarán a partir del 4 de noviembre.
JoomSpirit